-un día, ¡vi como el sol se ponía cuarenta y tres veces!
¿sabes?... cuando se está tan triste, a uno le gustan las puestas de sol.
-¿Tan triste estabas el día de las cuarenta y tres veces?

31 jul. 2011

Personas que no voy a olvidar.

La muerte de un ser querido, es uno de los sucesos más sorprendentes que nos puede pasar, más cuando pasa de un momento para otro. Hoy, al rato de levantarme me enteré que estaba en un hospital porque había sufrido un desmayo, y después de una llamada, toda esperanza de volverlo a ver, había desaparecido. Dios se había llevado otra alma. Esa persona que conoces desde chiquitita, y aunque no sea familiar, se siente como si fuera algo así como un tío, un amigo de la familia muy querido, que lo veíamos en navidad, y te llamaba para tu cumpleaños, que fue a tus 15, que aveces rogábamos que pare de hablar, pero hoy, sabiendo que no vamos a escucharlo más, nos gustaría haber sido un poco más amables, aunque no lo hallamos tratado mal ni mucho menos, simplemente, para tener un último recuerdo, un poco más lindo. Gracias por todo Alberto, siempre vas a estar en nuestros corazones